Seleccionar página

La iglesia de San Pedro de Plecín se sitúa en el extremo oriental del Principado de Asturias, en la vertiente sur de la Sierra del Cuera y constituyendo un privilegiado balcón natural desde el que se divisan varias de las más míticas y elevadas cumbres de los Picos de Europa.

La portada se presenta horadada en un cuerpo en resalte o arimez que, a su vez y desde el siglo XV, quedaba cobijada por un pórtico hoy desaparecido pero que de su existencia quedan palpables huellas sobre el muro.

Bajo un breve tejaroz sustentado por canecillos, son en total cuatro las arquivoltas ligeramente apuntadas que la componen, llamando la atención en una de ellas un bocel taqueado de tradición jacobea, así como una chambrana decorada con celdillas a modo de panal de abeja.

Descansaban las arquivoltas sobre columnas acodilladas -hoy desaparecidas- que culminaban en capiteles figurados en los que, además del largo periodo de abandono sufrido por el templo, han hecho mella la mala calidad de la piedra arenisca en que fueron realizados.

En resumen, San Pedro de Plecín es un enclave mágico, donde el tiempo queda prendido en las ruinas, rodeadas de un entorno que ha sabido esconderlas e integrarlas en el mismo, al paso lento de los siglos.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies